PicFilipenses 4:19
“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

A través de tu vida te habrás dado cuenta que poner tu confianza en la economía, tu trabajo o tu cuenta de banco no es una buena idea.  Cada uno de ellos es como el estado del tiempo, por un tiempo todo marcha bien pero todo puede cambiar de un momento a otro.  Dios es siempre fiel y es por eso que debemos confiar solamente en El como nuestro proveedor.  No importa si estas en una situación financiera critica, si pierdes tu trabajo o si tu cuenta de banco disminuye de un momento a otro, Dios siempre suplirá todo lo que te hace falta.  Esto es una promesa de Dios.

Malaquías 3:10
“Traed todos los diezmos al alfolí
 y haya alimento en mi Casa:
Probadme ahora en esto,
dice Jehová de los ejércitos, 
a ver si no os abro las ventanas de los cielos 
y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”
El empezar a diezmar toma un gran paso de fe que no todos toman.  Muchos argumentan que el diezmo no es un requerimiento del nuevo testamento pero el nuevo testamento nos demuestra lo contrario, ya que los primeros cristianos demostraron el dar no solo el 10%, mas bien el 100%.  De acuerdo al libro de  Hechos 2:44-46 “Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas: vendían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.  Perseveraban unánimes cada día en el Templo, y partiendo el pan en las casas comían juntos con alegría y sencillez de corazón…”  tal vez ahora el 10% te parezca razonable.  La buena noticia es que nuestra salvación no requiere de obras, o de si diezmamos o no, mas bien requiere de nuestra fe en Jesús.  Pero quiero que sepas que el diezmar desata en lo espiritual la gran promesa hecha por Dios de derramar bendición sobreabundante, te lo digo por experiencia. Es importante recordar nuestra actitud al diezmar, siempre demos con alegría y con agradecimiento de corazón a nuestro proveedor.
1 Timoteo 6:10
“porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores.”
Este versículo muchas veces es mal usado, el dinero no es un mal, el amor al dinero lo es.  Tener un millón de dólares en tu cuenta bancaria no significa que amas el dinero, ni tampoco tener $5 en tu cuenta prueba que no amas el dinero.  Evita que el dinero se convierta en tu dios.  Es muy fácil perder de vista nuestro propósito cuando damos mas importancia a lo material que a Dios.  Todo lo que tenemos ha sido proveído por Dios, nuestro trabajo es ser buenos administradores de lo que Dios nos ha dado.  Debemos demostrar responsabilidad de todo lo que Dios nos da.
Hechos 20:35
“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir.”
Si tu anhelo es ser bendecido aplica esta gran promesa en tu vida. El dar nos da libertad.  Cada vez que te encuentres con un necesitado míralo como una oportunidad que Dios te esta dando para ser bendecido. Tu bondad desata bendición.
Proverbios 22:7
“El rico se hace dueño de los pobres 
y el que toma prestado se hace siervo del que presta.”
El caer en deudas es una de las epidemias mas grandes que los cristianos atraviesan hoy en día.  Debemos de siempre recordar que al prestarnos nos hacemos siervos del que nos presta.  Mantén tu mente enfocada y proponte eliminar tus deudas lo mas antes posible.  Dios bendecirá tu esfuerzo.

JEMC business card 2011 frontLa biblia nos habla de un Jesús que anduvo con personas imperfectas a pesar de que El es perfecto, un Jesús que amo a pecadores aunque en El no se hallo pecado, un Jesús que no juzgo al mundo sino vino a salvarlo. Jesús hoy todavía busca a personas que escuchen su llamado y que estén dispuestas a caminar con El. Tal vez hayas intentado todo por ser feliz y todavía sientas un vacio en tu corazón, este vacío solo lo puede llenar el amor de Dios. Jesús no está buscando personas perfectas así que no tienes que ser perfecto, no tienes que saber de religión porque Dios es más que religión, no importa si te sientes muy pecador, o si en mucho tiempo o nunca hayas ido a una iglesia, El nos pide que vengamos tal y cuales somos “Porque todos necesitamos empezar de nuevo”. En Jesús En Mi Ciudad encontraras personas que han escuchado este llamado y han decidido venir así tal como son, con muchos defectos y necesidades, pero con un corazón dispuesto para servir a Dios. Te invitamos a que juntos busquemos las bendiciones que Dios tiene para ti y que encontremos el propósito que Dios tiene para tu vida.